Entrevista a Álvaro Carmona

“Me gustaría tener un espectáculo diferente cada año”

Álvaro Carmona declara en su espectáculo “ABECÉ” que le gusta lo minimalista. No miente. Todo lo que rodea al guionista y cómico parece estar envuelto de esa sencillez: sus chistes, las ilustraciones que acompañan su espectáculo, la música que compone e incluso los dibujos de su blog. Quedamos con él en el centro de Barcelona y le entrevistamos en un bar cerca del MACBA. El de Utrera responde tranquilo a las preguntas y se ilusiona cuando nos habla de sus proyectos de futuro, su pasión por la música, las libretas en las que apunta aquello que le llama la atenión, su devoción por el Saturday Night Live americano y su hit del pasado verano.


SOBRE ÁLVARO CARMONA


Una palabra que defina tu humor:
Comedia

Un referente:
Conan O’Brien

Un escenario:
El Liceu, no sé cómo pude acabar allí pero fue la mejor noche de mi vida.

¿Sentados o de pie?:
Inclinado

¿Teatro o bar?:
Teatro

Lo peor de ser cómico:
El que seas juzgado cada diez segundos

Mejor de ser cómico:
Cuando el juicio es positivo

Un chiste infalible:
Vi a un cómico que hizo una cosa muy guay: salió a escena, cogió el micro, lo sacó de su soporte y al momento lo volvió a poner en su sitio diciendo:
“¿Os ha pasado que alguna vez os habéis arrepentido de algo al momento?”
Fue una forma muy bonita de empezar.



 – ¿De dónde sale la idea de crear “ABECÉ”?

Ya estaba harto de hacer Perspectiva, ya lo había hecho demasiado tiempo. Ahora me gustaría tener un espectáculo diferente cada año. Me gusta generar material nuevo y me aburro pronto. Me dije “voy a hacer uno nuevo” y encontré una nueva forma de enfocar ABECÉ”. A mi me molan mucho las palabras, no los juegos de palabras en sí, sino el jugar con las letras. Pensé que la forma más lógica de ordenar el espectáculo sería en orden alfabético. Empecé a buscar si había algo guay en cada letra y que funcionase como espectáculo.

 – ¿Cuánto tiempo estuviste en escena con “Perspectiva”?

Con “Perspectiva” estuve entre un año y un año y medio. A mi me gusta mucho un cómico que se llama Louis C. K, que ahora mismo uno de los cómicos más importantes del mundo. Es el mejor. Aunque no se parece mucho a mi estilo yo lo admiro muchísimo. En una entrevista él explicaba que intentaba hacer un espectáculo por año. Era algo que a mi también me apetecía, aunque pensaba “igual es demasiado”. Luego me decía “si este tío, que es el mejor, hace uno cada año; todos los que estamos detrás qué menos que intentar llevar el mismo ritmo”. Igual por eso es tan bueno.

– Cuando trabajas como guionista y se te ocurre un chiste, ¿a dónde va? ¿A tu espectáculo o al que paga? ¿O son cosas totalmente diferentes?

Es que es bastante diferente. Si estás trabajando tienes que ser consciente de que te pagan por ello. Si estás haciendo de guionista tienes que tener en cuenta que no lo vas a decir tú, que lo que escribes va a salir a través de otra persona. Yo he escrito sketches, películas, programas, lates… Y tienes que tener en cuenta quién lo va a decir. No es lo mismo que lo diga una persona en una serie… El tipo de chiste es diferente. Escribir para mi es diferente, más bien por el tipo de chiste y las cosas que hago. Nunca me he encontrado con una persona que me haga pensar “lo que yo digo también puede servir con él”. Me siento a gusto escribiendo como guionista, cuando escribo para mi es otro concepto, escribo en mi cuaderno lo que se me ocurre y no hay esa presión de pensar que tienes que entregar un guión ese mismo día.

¿De dónde salen las ideas para tus chistes? ¿Dedicas tiempo a pensar en ello o sencillamente lo escribes en tu libreta cuando se te ocurre?

Suelo ir a todas partes con una mochila en la que llevo dos cuadernos: uno más grande para dibujos y otro más pequeño en el que apunto cosas cortas. Las llevo siempre. Hay veces que ves algo y dices “hay algo divertido allí pero todavía no sé lo que es”. Entonces me lo apunto y luego le doy vueltas. También es cierto que pierdo mucho tiempo, por ejemplo sentado en una cafetería con mi libreta, aunque así me lo paso bastante bien.

– ¿Eres más de inspirarte con un café o con un cubata?

No soy un gran tomador de café, la verdad. Normalmente es mejor si no he bebido nada. Cuando salgo es diferente. Hay veces que en Twitter la gente me pregunta “¿tú te has fumado algo?”. (risas) Pero yo no tomo ninguna droga ni fumo porros. Es más, a mi me gusta trabajar los domingo por las mañanas, salir y observar un poco con la libreta; y si la noche anterior he bebido, es muy frustrante porque noto que voy más lento.

– En tu espectáculo hay una parte muy importante que son las diapositivas ¿cuál es el porqué de esta parte tan visual en tus actuaciones?

No sé explicarlo, pero hay ciertas cosas que si te las digo sólo hablado no son tan divertidas como si las ves. Pienso “creo que esto es divertido, pero si la gente lo ve todavía lo es más” o “he contado algo que creo que es divertido pero no he sabido pintar bien la imagen”. Hay cosas que directamente no funcionan en ninguno de los dos formatos.

Además de la parte ilustrativa también sueles acompañar tus monólogos con música ¿Hasta qué punto es importante la música en tus actuaciones?

La música me acompaña, si hago alguna canción en el escenario obviamente es imprescindible ya que necesitas un apoyo en el escenario. Ayuda a poner las manos. Cuando empecé estaba un poco nervioso y no sabía qué hacer con las manos. Al tocar con la guitarra las tienes ocupadas y parece una chorrada pero cualquiera que haya actuado sabe que poner bien las manos es complicado. Normalmente con la guitarra hago cosas más cortitas, de hecho en “ABECÉ” prácticamente no la uso. También utilizo el teclado.

– Cada vez hay más cómicos que incorporan la música en sus espectáculos, ¿crees que el monólogo clásico está evolucionando hacia una variante más musical o es, simplemente, un nuevo estilo?

No creo que esté evolucionando en ese sentido, de hecho creo que el 98% no utilizan música y yo no sé cómo será mi nuevo espectáculo, igual no tiene música. Lo que sí veo que está bien es que la gente exige un poco más. Creo que está bien intentar trabajar más los espectáculos, la gente hace que tu te fuerces a ser mejor también.

¿Qué es lo que lleva a la gente a ver “ABECÉ”?

No tengo ni idea. Espero que mi belleza… Eso sería muy guay (risas). Lo que no me gustaría es que la gente viniera sólo por el hecho de “es que hace cosas como muy locas, muy diferentes”. La finalidad es que la gente se ría, se pueden hacer cosas muy locas y que la gente no se ría. Lo que realmente me gustaría es que la gente al hablar del espectáculo no dijese “qué diferente y raro que es” sinó “qué bien me lo pasé”.

¿Se liga siendo cómico o aquello de que en muchos monólogos se dice que el cómico está triste sentimentalmente es cierto?

Bueno, sí que hay como un porcentaje muy alto de monólogos que tienen una frase de “me ha dejado mi novia y…”. Muchas veces es mentira. Yo creo que sí que se liga con esto, pero no te hablo de experiencia personal. A mi mucha gente me pregunta esto. Si yo me hubiese dedicado a la comedia para ligar, hubiese sido un fracaso. Pero me gustan los cómicos que son consecuentes. Si el cómico vende que le va mal con las chicas y luego lo ves por la noche y es un triunfador, no mola. Hay veces que si tengo una buena época no hablo de eso, y si tengo una mala época puede que hable de ello.

Los mensajes que escribes en tu Twitter siguen la línea de tus espectáculos: sencillos, ingeniosos, ilustrativos y minimalistas ¿El Twitter te hace la competencia a ti mismo? ¿O es un anzuelo para captar espectadores?

Hombre yo creo que es más esto último. La gente verá que no me gusta mucho repetirme en Twitter y no creo que nadie piense “no voy a ir al teatro porque va a ser exactamente lo mismo que su Twitter”.

¿Cuando haces un espectáculo tuyo sientes esa presión de cuando actúas en la televisión o te lo tomas con más clama?

Es que yo nunca paro de escribir. “ABECÉ” empezó en septiembre y desde entonces he ido incorporando cosas. Otras cosas las he puesto, he probado y si no funcionan las he sacado. Al final del espectáculo a veces pruebo cosas nuevas que nunca antes había dicho. Cuando pruebas material nuevo puede pasar que haya cosas que aunque a ti te hagan gracia el público puede no pillarlo.

Durante estas pruebas de nuevo material, ¿notas si les gusta al público o no?

Sí que lo noto. Cuando yo llegué a Barcelona había un sitio que se llamaba 37 Grados. Era un local que había en Urgell con Avenida de Roma y todos los lunes había open microphones. Ibas allí, estaba lleno y probabas tu nuevo material. Esto es una cosa muy normal y muy útil para jóvenes cómicos. En Madrid hay uno cada noche mínimo. Aquí ahora hay cero, y esto para mi es muy frustrante, ya que a veces tengo más material nuevo del que realmente puedo probar.

¿No te vale probar con tus amigos?

No, un consejo para cualquier cómico: jamás pruebes con tus amigos. Es algo que me di cuenta hace poco. No sé exactamente por qué. Es algo que es intrínseco al ser humano.

Tú fuiste partícipe de los éxitos musicales del programa “Buenafuente” “Me he puesto tetas” y “Me lo tiro”, ¿De dónde surgen las ideas para esos temas?

Recuerdo un día que estaba con Tomás (Fuentes) y le comenté “me gustaría hacer un videoclip”. Me puse algunos días con ideas a tontear en el teclado y de allí salió “Me he puesto tetas”. La idea gustó, grabé la canción y Berto (Romero) puso la voz. Como funcionó muy bien al mes y medio hice “Me lo tiro”. Lo grabé y me sentía orgulloso porque la gente me decía “si le cambias la letra podría ser una canción de Lady Gaga”. Estuve un par de semanas para escribirlo. La verdad es que me siento orgulloso de cómo quedó musicalmente.

– ¿Te ves sacando un LP con tus propios temas?

Me encantaría. El hecho de tener que escribir doce temas e irlos puliendo me divierte mucho. Grabar una canción, ir retocándola… todo eso me encanta. Es un poco cruel del destino que me guste la música y llevo haciendo canciones desde hace unos diez años y que mi única canción que haya triunfado sea un tema que hable sobre tirárselo todo.

 – ¿Tienes algún plan de futuro?

Tengo un libro de dibujos que me gustaría sacar, estoy escribiendo una película y me gustaría salir un poco más a actuar fuera, ya que últimamente he estado muy cerrado en Barcelona. En cuanto al nuevo espectáculo ojalá pueda sacarlo adelante y ojalá pueda hacer uno cada año. Ya tengo alguna idea para después del verano.

Javier Garriga Bravo

Fotos: P.J. Armengou

Anuncios
Comments
One Response to “Entrevista a Álvaro Carmona”
  1. Anna Pérez dice:

    Genials!! Ell, i l’entrevista!! 😀 jaja Ja es pot sentir orgullós de “Me lo tiro”, perquè és massa bona… Felicitats pel blog, està molt guai 🙂
    Un petó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: